Tener un cabello sano es importante. No importa si no es liso como de portada, o rubio como el de estrellas de cine. Un cabello rizado sano puede ganarle a un cabello liso y opaco o en mal estado por el exceso de plancha y secador. Un buen corte de cabello (que vaya con tu forma facial y color de piel) y la hidratación pueden hacerte lucir maravillosa.

Un cabello espectacular:

Siempre es bueno acudir a un profesional para que te dé indicaciones sobre el corte que mejor te va, el color, largo y los cuidados que debes tener. Una inversión en un estilista te supondrá una ayuda muy valiosa, ya que con ello sabrás cuál es el estilo que mejor te va, y después solo es cuestión de cuidarlo y mantenerlo. No olvides que cortes y tintes muy elaborados implican un sacrificio mayor para tu bolsillo.

¿Qué tipo de pelo tienes?

Antes de cortártelo, teñirlo o usar algún tratamiento casero conoce los tipos de pelo y sus características

Cabello normal: Es muy fácil que te confíes por no tener ningún problema en el cabello y no uses tratamientos para cuidarlo. Pero ten cuidado, porque si no te aplicas acondicionador, te lo desenredas sin cuidado, lo secas con la secadora muy cerca o abuses de la plancha, se te resecará y se echará a perder rápido. Tienes suerte de tener un cabello normal porque tiene una textura media y la cantidad de grasa suficiente para darle cuerpo y brillo. Un buen ejemplo es usar un acondicionador ligero que proteja tu cabello sólo cuando vas a estilizarlo. Cuidado con los cambios de estación porque puedes necesitar un acondicionador más fuerte en los meses de invierno ya que son climas secos, y utiliza una fórmula libre de grasa que es perfecta para climas cálidos. Desenreda tu cabello con un peine de dientes gruesos, curveados y separados.

Cabello graso: El exceso de grasa en el cabello hace que luzca sucio, a pesar de que lo hayas lavado ese mismo día. Es posible que tengas el cabello muy delgado y por eso la grasa se nota más. Los motivos son por genética, porque tus glándulas sebáceas trabajan mucho más por el calor y la humedad, el abuso de productos modeladores, el exceso de estrés o una dieta alta en grasas. Lo que debes hacer es aplicarte un champú para cabello graso, dándote un suave masaje en el cuero cabelludo con la punta de tus dedos. Si necesitas usar un acondicionador para prevenir la orzuela y desenredar los nudos, usa uno libre de aceite pero sólo aplícalo en las puntas. No te laves el cabello con agua caliente porque el calor estimula las glándulas sebáceas, mejor usa agua tibia y la secadora también a temperatura media. Los tintes tienden a secar un poco la raíz y por un tiempo mantenerla no tan grasa.

Cabello mixto: Tu cabello es seco en las puntas y graso en la raíz, o sea que tienes un doble problema porque lo has sometido a mucha tortura con tintes, químicos, aire caliente, tenazas, plancha o simplemente no lo cuidas lo suficiente. Aplica un acondicionador en las puntas húmedas antes de ponerte el champú, después da un suave masaje en el cuero cabelludo con un champú para cabello graso y enjuaga con agua tibia. Cuando te salgas de bañar, usa una crema o acondicionador que no se enjuague, pero sólo en las puntas. Dale un tratamiento semanal a tus puntas con una ampolleta especial para cabello quebradizo. Al usar la secadora, hazlo a 25 cm. de tu cabello y a temperatura media.

Cabello mixto: Tu pelo es bastante necio, quebradizo, rebelde y se ondula con facilidad, sin dejarte peinarlo. Lo que quieres es que sea más suave, brillante y dócil y no es así porque el pelo se daña por usar productos químicos, secarlo o estilizarlo a altas temperaturas. El sol, la sal del mar, el cloro del agua o la resequedad del medio ambiente pueden hacer que tu cabello parezca estropajo. Necesitas aplicar un tratamiento semanal de acondicionamiento profundo para restaurar la humedad perdida. En lugar de utilizar la secadora directa al cabello, usa un difusor que haga el flujo de aire más suave. Si prefieres, utilízala a una temperatura fría y alejada cuando menos a 25 cm. de tu cabello. Después de la playa, la alberca o sudar en exceso, lava tu cabello con un champú suave que elimine las sales que lo resecan. Además, protégelo del sol con acondicionadores o cremas que contengan filtro solar.

 

Algunos consejos para elegir peinado:

  • Si vas a ir a un evento donde quieres dar una imagen de persona amigable y cercana, se recomienda utilizar un peinado ondulado.
  • Si te apetece algo más liso que tenga volumen y movimiento, o con algunas puntas peinadas para todos lados.
  • Cuidado con los peinados exagerados para eventos de día.
  • Si quieres usar un vestido con la espalda al aire, el pelo recogido para lucir el escote.
  • Para eventos formales puedes hacerte peinados sencillos, pero con algún tocado o flor en el peinado le puedes dar el toque perfecto.
  • Las cortinas de cabello o extensiones, siempre son un buen recurso para hacer peinados elaborados para eventos especiales. Trata que sean de cabello natural y del tono exacto de tu pelo, así se notarán menos.

Para cualquiera de estos consejos u otros, no dudes en consultarnos, estamos para ayudarte.

Peinado y Maquillaje:

Recogidos:

Semirecogidos:

Recogidos de Novia: